Playa de Malvín

Playa Malvín

El barrio Malvín se fue construyendo en función de su playa, que antes de la llegada de la urbanización, era un páramo con mucha arena y altos médanos de hasta veinte metros de altura. Su nombre tiene origen en la deformación del apellido de Juan Balbín González Vallejo, que hacia 1772 era dueño de un saladero establecido en la zona.

La playa comenzó a ser frecuentada por cuidadores de caballos del Hipódromo de Maroñas, que llevaban a los animales a bañarse y también por las lavanderas de oficio.

Posteriormente, algunos montevideanos fueron construyendo sus chalets por la zona y empezaron a frecuentar la playa para dar paseos, por entonces no se acostumbraban los baños. En 1920, Malvín ya era un balneario y comenzaron a aparecer también algunos hoteles sobre la rambla, construida en la misma época.

El balneario Malvín se convirtió con lo años en un barrio más de la creciente metrópolis de Montevideo. Hoy su playa está inmersa en la ciudad más poblada del país, entre la Playa del Buceo al oeste y la Playa Brava al este. Es una bahía extensa y amplia que tiene en un extremo al ACAL Náutico Club y en el otro extremo una saliente con un pequeño muelle frecuentado por los pescadores.

Justo en frente a la playa y a pocos metros se encuentra la Isla de las Gaviotas, una pequeña isla que es visitada por variedad de especies de aves. Las aves migran desde diferentes regiones todos los años para anidar allí.

La Playa Malvín, como todas las playas de Montevideo, cuenta con servicio de guardavidas entre los meses de noviembre a marzo, baños públicos y recientemente cuenta con asistencia médica en el sitio.