El mirlo charrúa: pájaros cantores del Uruguay

Mirlo charrúa

El mirlo charrúa, de nombre científico gnorimopsar chopi, es un ave residente de algunas zonas de Amércia del Sur, también conocido con el nombre de chopí, que es una onomatopeya de su canto. Además de Uruguay, se lo puede avistar en parte de Argentina, Perú, Paraguay, Bolivia y Brasil. En las diferentes regiones también recibe los nombres de tordo chaqueño, tordo charrúa y graúna.

Es una especie poco común y el número de ejemplares va descendiendo con el paso de los años. Esta disminución de la población se debe principalmente a la destrucción de su hábitat, a los agrotóxicos y a la comercialización ilegal de sus pichones, porque suele venderse por su lindo canto. En Uruguay, está prohibida la caza y comercialización de cualquier ave silvestre.

Clasificación del mirlo charrúa

Mirlo charrúa con viudita blanca

Pertenece a la orden passeriformes, que agrupa a los pájaros cantores, y a la familia icteridae. En esta familia el macho comúnmente tiene plumas negras, son de tamaño pequeño a mediano y tienen pico fuerte y puntiagudo.

El mirlo charrúa no debe confundirse con el mirlo común, que si bien tiene un tamaño similar y es negro, pertenece a la familia turdidae, es más frecuente y se distribuye globalmente, y tiene el pico de color anaranjado.

El miro charrúa tiene el pico un poco curvado y completamente negro, igual que su plumaje. Es completamente negro, de un negro mate, no presenta ningún brillo o coloración en su plumaje, esta característica es clave para diferenciarlo de otras especies.

Llega a medir 21 centímetros. No presenta dimorfismo sexual, a diferencia de otras especies de la familia icteridae, en las que es frecuente que la hembra sea más pequeña y de color pardo.

Comportamiento del mirlo charrúa

Su dieta se basa en insectos, gusanos, larvas y también en semillas, por lo tanto es omnívoro. Se lo encuentra solo o con su pareja. El mirlo charrúa es un ave monógama, lo que significa que permanence con la misma pareja toda la vida.

La época de reproducción es entre los meses de octubre a noviembre. Para construir el nido elige huecos en los árboles o incluso llega a anidar en nidos de horneros, en zonas de praderas o sierras. Utiliza hojas para acondicionar el interior. La puesta es de hasta cuatros huevos. Éstos son de color celeste claro y presentan manchas pequeñas de color negro o marrón, como si fueran pecas.