Minas de Corrales

Villa Minas de Corrales

Minas de Corrales es una villa del Departamento de Rivera, de poco menos de cuatro mil habitantes, fundada en 1878, cuando la Compañía Francesa de Minas de Oro del Uruguay comenzó su explotación minera en la zona. Recibe el nombre de la variedad de minerales que se encuentra en la zona: cuarzo, oro, pirita, calcopirita, galena, entre otros, y de los corrales de piedra que formaban parte del paisaje en esa época.

Explotación minera en Minas de Corrales

La historia de la explotación minera en la zona comienza antes de que apareciera la Compañía Francesa y antes de que se formara el pueblo. En 1820, ya se utilizaban métodos manuales para extraer oro, se cateaban arroyos y hasta se cavaban trincheras a fuerza de hombre o con la ayuda de dinamita. En 1867, el Ingeniero Clemente Barrial Posada fue dueño de la primera empresa que realizó actividades de explotación en el lugar. Comenzó a extraer minerales en la Mina Santa Ernestina, a orillas del Arroyo San Pablo.

Cuando se instaló la Compañía Francesa de Minas de Oro del Uruguay, se encargó de construir la primera represa de América del Sur, la Represa de Cuñapirú, que se utilizó para abastecer de electricidad a las actividades de explotación minera, y la planta donde se procesaban los minerales extraídos. Las piedras eran transportados desde la Mina Santa Ernestina hasta la planta procesadora en ferrocaril, transporte vanguardista para la época y el lugar. La planta llegó a moler hasta 150 toneladas diarias de cuarzo.

También desde la Mina San Gregorio llegaban minerales para moler, y en 1901 la compañía instaló un aerocarril para transpotar las piedras hasta la planta de Cuñapirú, una tecnología nunca vista hasta entonces en Uruguay. En principio, la explotación se hizo a cielo abierto y a partir de 1908 con minas subterráneas. A pesar de que ya en el año 1911 la compañía francesa estaba en déficit, hasta 1939 la productividad de la villa Minas de Corrales giró en torno a la explotación minera.

Represa de Cuñapirú

Las actividades de la Compañía Francesa cesaron durante la Primera Guerra Mundial, cuando los propietarios de la compañía, que en realidad eran británicos, abandonaron la explotación. La Represa de Cuñapirú fue explotada por UTE hasta 1959, cuando una inundación arruinó el edificio.

En el año 1997, se retomó la búsqueda de oro para exportación. La Mina de San Gregorio actualmente pertence al grupo Uruguay Mineral Exploration (UME) de fondos canadienses, y constituye la única compañía de explotación de oro en el Uruguay. Se trituran por día cerca de diez mil toneladas de cuarzo y se extraen 40 kilos de oro por semana. La UME emplea directamente a 150 personas de la región.

Qué ver en Minas de Corrales

Actualmente Minas de Corrales continúa siendo uno de los pueblos con mejor infraesturctura del departamento y ofrece además varios atractivos turísticos. El pueblo mismo es testimonio de la historia de su explotación minera, como los monumentos del cantero central de la Avenida Dr. Davison y el Museo del Oro, donde se puede aprender todo sobre el proceso de extración de este mineral.

Además, a doce kilómetros de la villa, se puede visitar las ruinas de la Represa de Cuñapirú y lo que queda de los galpones donde se alojaban las máquinas moledoras de piedra. Más cerca aún, a escasos cinco kilómetros del centro de Minas de Corrales, se puede visitar la Mina San Gregorio, aún en funcionamiento.

Pero la historia y la actualidad de la expltotación minera en Minas de Corrales no son los únicos atractivos turísticos, su entorno natural también es un escenario que vale la pena conocer. En las inmediaciones de la villa, se puede observar los cerros chatos Miriñaque y Vigilante, decorados con una peculiar vegetación de palmeras enanas.

Cerro Miriñaque

Cómo llegar a Minas de Corrales

Minas de Corrales se encuentra en el empalme de las rutas nacionales número 28 y 29, a 95 kilómetros de distancia de la capital departamental, la ciudad de Rivera y a escasos 60 kilómetros de la ciudad de Tacuarembó. El poblado se levanta a orillas del Arroyo Corrales.

Para llegar a la villa desde la ciudad de Tacuarembó, se debe pasar un peaje y el pueblo Manuel Díaz, luego se dobla a la izquiera continunado por la ruta nacional número 29. Después de recorrer algunos kilómetros, sobre la izquierda podrás observar los cerros chatos y un poco más adelante se llega al Arroyo Cuñapirú, a orillas del cual se puede visitar las ruinas de la represa y la planta procesadora.

Siguiendo otro tramo en la misma dirección por la ruta 29, se llega a Minas de Corrales.