La historia de Dionisio Díaz

Monumento a Dionisio Díaz

Hacia 1920, la pequeña localidad El Oro, hoy conocida como el pueblo Mendizábal, era por entonces un rancherío asentado en las cercanías del Arroyo El Oro y de las sierras que con el tiempo bautizaron Cuchilla de Dionisio, en honor al niño del que trata esta historia.

Dionisio Díaz nació el 8 de mayo en Arroyo de Oro, Departamento de Trienta y Tres. Vivía en una casa de barro y paja en el campo, con su madre viuda, su media hermana de catorce meses, su abuelo Juan Díaz y su tío Eduardo Fasciolo, que tenía una pata de palo.

Ilustración de Dionisio DíazLa pequeña hermana de Dionisio, Marina Ramos Díaz, era hija de Luis Ramos, con quien Juan, el abuelo, tenía enemistad. Incluso después del fallecimiento de Luis Ramos, el abuelo seguía con resentimientos y trasladaba su desagrado a la bebé de apenas un año de edad.

La noche del 7 de mayo de 1929, cuando Dionisio estaba a un día de cumplir sus nueve años, el abuelo discutió con su madre y la apuñaló con su facón hasta matarla. El tío intercedió pero solo consiguió resultar gravemente herido y el propio Dionisio recibió una herida de facón.

El niño se cubrió su herida con una sábana y se escondió con su hermana para protegerla de su abuelo. Esperó al amanecer para caminar nueve kilómetros hasta el pueblo. Llegó a la comisaría y allí entregó a su hermana y recibió atención de un médico. Solo pasados dos días consiguieron trasladarlo a un hospital, pero Dionisio falleció antes de llegar.

Homenajes a Dionisio Díaz

Placa homenaje a Dionisio Díaz

La historia de Dionisio tiene varias versiones y se ha convertido casi en una leyenda de la cultura uruguaya. Diferentes producciones audiovisuales relatan a su modo los acontecimientos, como la película muda El pequeño héroe del Arroyo de Oro, dirigida por Carlos Alonso, producida el mismo año de los hechos, el documental brasilero El caso Dionisio Díaz, un episodio especial del programa uruguayo Voces Anónimas y un minidocumental realizado por sus coterráneos en Treinta y Tres.

También hay literatura que cuenta la historia del niño Dionisio Díaz, como el libro El pequeño héroe del Arroyo de Oro del periodista José Flores Sánchez, publicado en 1947,  y el más reciente libro Sangre inocente: la muerte de Dionisio Díaz del periodista uruguayo Graziano Pascale, publicado por Editorial Planeta en 2016.

En 1953 se inauguró en la Plaza Colón de la ciudad de Treinta y Tres el Monumento a Dionisio Díaz, una obra de José Belloni financiada con el aporte de los niños de todas las escuelas públicas y privadas del país. Al pie del monumento, que representa al niño cargando a su hermana, se inscribió la leyenda “Dionisio Díaz el héroe de Arroyo del Oro, ejemplo infantil de sacrificio de amor y de heroismo”.