La Heroica Paysandú

Asedio a Paysandú

A lo largo de su historia, la villa que luego se convertiría en la ciudad de Paysandú, capital del departamento homónimo, fue escenario de varias batallas, pero la más recordada es la denominada Heroica Paysandú. Este hecho histórico ocurrió entre el primero de diciembre del año 1864 y el 2 de enero de 1865.

Durante este período de tiempo, Paysandú sufrió el sitio de los hombres del General Venancio Flores, quien pertenecía al Partido Colorado y en oposición al gobierno blanco del Presidente Bernardo Prudencio Berro, inició en 1863 una revuelta que él mismo bautizó “Cruzada Libertadora”, dando comienzo a una nueva guerra civil.

Venancio Flores ya había tomando la villa de Flores y llegó a sitiar Paysandú en enero de 1864, que por entonces era defendida por Lucas Píriz. Este primer intento de asedio se vio repelido por la cercanía de las tropas del ejército del gobierno de Berro.

El sitio de Paysandú

Lucas PírizEn diciembre del mismo año, Venancio Flores, apoyado por soldados del Imperio de Brasil y argentinos unitarios enviados por Bartolomé Mitre, retomó el sitio de Paysandú y bloqueó la vía fluvial. Mientras tanto, dentro de la villa sin murallas, los defensores apostaron fuertes en un perímetro de dos por seis cuadras alrededor de la plaza. Los argentinos federalistas esperaban en la otra orilla del Río Uruguay la oportunidad para cruzar y ayudar en la defensa del pueblo.

El 8 de diciembre, acordaron una tregua para evacuar a familias y extranjeros. Los refugiados fueron trasladados a una isla del Río Uruguay perteneciente a Argentina, que a partir de entonces se llama Isla de la Caridad.

Inicialmente, el ejército sitiador contaba con 5.500 hombres, pero luego se fueron sumando fuerzas brasileras y el 27 de diciembre llegaron a reunir 15 mil soldados. Los sanduceros, que eran poco más de mil hombres, resistieron un mes en estas condiciones tan dispares a la espera de la ayuda de los aliados. La ayuda nunca pudo llegar por el bloqueo de los sitiadores.

Asalto final

Iglesia destruida por asedio a Paysandú

El asalto final comenzó el 31 de diciembre con un ataque de artillería. Este día murió el General Lucas Píriz y el caudillo blanco Leandro Gómez quedó al mando de la defensa de Paysandú. El nuevo general se resistió a entregar la plaza y su guarnición: “Cuando sucumba” fue su célebre respuesta a la exhortación de Flores a rendirse.

La batalla se extendió hasta el 2 de enero. Mientras Leandro Gómez intentaba negociar una tregua para enterrar a los muertos, los soldados brasileros entraron al perímetro fortificado fingiendo que se había acordado la paz, por lo cual los defensores no ofrecieron resistencia y con este engaño se vieron rodeados de enemigos.

El sitio culminó con esta batalla que duró 56 horas. Murieron cerca de 800 defensores de Paysandú. El caudillo Leandro Gómez fue fusilado el 2 de enero de 1865, junto con los demás oficiales que sobrevivieron al sitio.

Turismo histórico

Mausoleo Leandro Gómez

En la Plaza Constitución, ubicada en el centro de la ciudad de Paysandú, se puede visitar el mausoleo que guarda los restos de Leandro Gómez, recordado como el héroe de la ciudad. Allí también se exhibe una placa con los nombres de todos los que murieron defendiendo el pueblo en el asedio de 1865.

Frente a la misma plaza, se encuentra la Basílica Nuestra Señora del Rosario y San Benito de Palermo, construida en 1860. Esta iglesia fue blanco de artillería brasilera durante el sitio y sufrió grandes daños, pero luego fue reconstruida y hasta el día de hoy se conserva en buen estado y permanece abierta al público.