Pata de vaca: prevención de cálculos y diabetes

Flor de la pata de vaca

La pata de vaca o pezuña de vaca es un árbol que llega a medir hasta quince metros, de excelentes propiedades medicinales. Este árbol es autóctono de Brasil, Argentina, Paraguay, México y Uruguay. Su nombre científico es bauhinia candicans.

Las flores de la pata de vaca se asemejan a las orquídeas, son de color blanco con algo de rosado. Sus hojas son caducas y su forma lobulada hace que se parezcan a la huella de una pezuña de vaca, y de allí proviene su peculiar nombre.

Hoja de la pata de vacaEl tronco de la pata de vaca tiene poco diámetro, su madera es semi dura y pesada, de un color castaño entre rosado y ocre y tiene un veteado muy parecido al de la caoba, de allí que también se la conozca como falsa caoba. Por este motivo se la emplea para ebanistería (muebles de calidad y diseño), pero su uso más extendido es como planta medicinal.

Propiedades medicinales de la pata de vaca

La pata de vaca es buena disminuyendo los niveles de glucosa en sangre, por lo cual, bajo supervisión de un médico, puede ser beneficioso para personas con diabetes.

Hojas secas de pata de vacaLa pata de vaca es además un excelente diurético, por lo cual se recomienda su uso para prevenir la aparición de cálculos renales y además como tratamiento para infecciones urinarias.

La faringitis y los resfriados comunes también pueden ser tratados con infusiones de pata de vaca, gracias a su propiedad astringente.

En su uso externo tiene propiedades cricatrizantes y también funciona como antiséptico, es decir, reduce la probabilidad de infección en heridas superficiales y ayuda a una pronta recuperación de la piel.

Se puede conseguir pata de vaca seca para tomar en infusiones en cualquier herboristería del Uruguay, pero siempre recomendamos consultar con un médico previamente.