Butiá de los palmares de Rocha

La palmera butiá se encuentra en el este de Uruguay, en los departamentos de Rocha y Treinta y Tres. Su nombre científico es Butiá capitata. Es una especie de palmera que solo crece en este territorio y en el sur de Brasil.

Las palmeras de butiá forman un extenso palmar natural de 70.000 hectáreas, único en el mundo. Es un ecosistema compuesto por diversas especies de plantas y animales, un auténtico bosque que crece en llanuras, sierras y zonas inundables.

fruto butiáActualmente se encuentra en grave peligro de conservación, debido a la explotación ganadera y al cultivo de arroz. Las palmeras tienen una edad aproximada de 200 a 300 años y es muy difícil que crezcan nuevas. La palmera del butiá es de lento crecimiento y el ganado come los pequeños brotes, impidiendo que crezcan nuevos ejemplares. Se pueden observar palmeras jóvenes solamente en el costado de las rutas. Por este motivo, en algunas zonas del territorio uruguayo, el palmar está muy reducido en número.

En la zona de Castillos y la Barra de Valizas se encuentra la mayor concentración de palmas. El Estado uruguayo lanzó un proyecto de Conservación y Sustentabilidad de los palmares de butiá, denominado PROBIDES,  que dirige la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República.

La palmera del butiá puede llegar a medir diez metros de altura. Su tronco mide entre 40 y 50 cm de diámetro.

Su fruto es el butiá, es comestible, pequeño, anaranjado y de sabor agridulce. Los frutos maduran una vez al año en otoño. Se utilizan para hacer licor, miel, salsas, vinagres y  para alimento de animales. Las semillas del butiá se usan para hacer café de coco. Estos productos se pueden comprar en puestos de productores locales al costado de la ruta 9 en el departamento de Rocha.

Licor de butiáReceta para hacer licor de butiá

Ingredientes

  • 1 kilo de frutos de butiá
  • 1 kilo de azúcar
  • 1 litro de agua
  • 250cc de alcohol

Preparación

Se agrega el agua, los frutos y el azúcar en una olla. Se cocina todo junto por espacio de dos horas. Se deja enfriar y por último se adiciona el alcohol.

Se conserva en frasco de vidrio o en botella bien sellada. Se debe dejar estacionar por al menos dos meses. Pasado este tiempo está listo para consumir.