Historia de la Plaza de Toros – Reportaje parte II

Historia de la Plaza de Toros

El 9 de enero de 1910, con 36 grados de calor, para desgracia de los que compraron la económica entrada “de Sol”,  se inauguró la Plaza de Toros del Real de San Carlos, con la actuación de los toreros españoles, los hermanos Torres “Bombita Grande” y “Bombita Chico”. Ocho mil personas colmaron la capacidad de la Plaza, llegadas en los vapores a paleta de la compañía de Mihanovich: “Tritón”, “Rivadavia” y “Colonia”, que según el periodista coloniense Heroides Artigas Mariño, demoraban entre cinco a seis horas en hacer el trayecto Buenos Aires-Real de San Carlos.

Si bien el público uruguayo no era tan aficionado a las corridas, en esta toreada inaugural, vino gente de San José, de Montevideo y de todas las ciudades del departamento de Colonia, en trenes, carruajes y automóviles que ya circulaban por la época. También arribó al muelle el “Salto” que venía del litoral del país y el “Helios” desde Montevideo.

Heroides explicó que ya había corridas de toros en Colonia en 1895,  “cuando donde está ahora el Palacio Municipal que era un terreno baldío, el inversor argentino Juan Dotres instaló una plaza de toros con graderías de madera”. Duró cinco años. “Es en 1908 que aparece Nicolás Mihanovich hijo, primero con un proyecto de hacer una Plaza de Toros para las corridas en la isla San Gabriel”, siguió relatando.

Va a ser Juan Manuel Caballero, hijo del cónsul de España en Colonia y posterior agente de la empresa de navegación Mihanovich, quien solicita ante el municipio el permiso de creación de un complejo turístico en el Real de San Carlos. Comienza de este modo la gestión para crear lo que hoy conocemos como el antiguo Complejo Mihanovich. Se construyó un muelle, un frontón de pelota vasca, un Hotel Casino, la Plaza de Toros, una usina eléctrica que abasteció además a toda la ciudad de Colonia, una comisaría, caminos y un tiro a la paloma.

Hotel Casino Real de San CarlosLa profesora de historia Sandra Chelentano nos introdujo en el tema contextualizando las actividades de Mihanovich padre: “lo ubicamos en la modernización, cuando las estructuras de los países latinoamericanos se empiezan a adaptar a las necesidades de las potencias. Yo lo pienso a Nicolás Mihanovich como lo que en Uruguay fue Piria o lo que fue Reus. Esta gente con ojo avizor y con inteligencia logró amasar una fortuna. En el caso de Mihanovich se habría convertido, por su trabajo y haciendo inversiones inteligentes y aprovechando la coyuntura, en un personaje de mucho dinero”.

Existieron dos Nicolás Mihanovich, padre e hijo. El padre, originario de Croacia, fue quien tuvo una gran compañía naviera, para transportar pasajeros, ganado y granos, que recorría Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay. Participó de la Conquista del Desierto en la Argentina transportando colonos. Adquirió numerosas estancias y campos, y sus hijos integraron los directorios de importantes empresas en desarrollo de la época. Nicolás Mihanovich hijo, va a ser el encargado de llevar adelante el proyecto turístico en Colonia.

Construcción de la Plaza de Toros

En 1909 Mihanovich hijo consigue el permiso del municipio y del parlamento uruguayo para empezar la construcción del complejo. Había por entonces una fábrica de mosaicos y ladrillos que se llamaba La Arenisca a 4 km del Real de San Carlos. Esta fábrica proporcionó ladrillos refractarios para la construcción de la Plaza de Toros, mientras que “la estructura de hierro la trajeron de Gran Bretaña, la trajeron desarmada y la ensamblaron acá”, cuenta Heroides Artigas Mariño.

Utilizaron un millón de kilos de hierro, metal que hoy se encuentra en su mayor parte oxidado, lo cual hace perder estabilidad al monumento. Se erigió una plaza con un diámetro total de 100 metros, un ruedo de 50 metros de diámetro, con dos series de gradas y una fila de palcos. El pórtico principal tiene 22 metros de altura. Los encargados de la obra fueron el arquitecto Marcovich y el ingeniero Dupuy, ambos argentinos, que le dieron a la Plaza un estilo morisco, muy similar a las plazas taurinas del sur de España.

“La Plaza se levantó en ocho meses”, comentó Juan Carlos Silvestri, ex director del Liceo público de Colonia del Sacramento, cuyo padre fue empleado de la usina eléctrica del Real, y cuyo tío además fue el administrador del complejo turístico desde 1910 hasta 1940. Silvestri es actualmente un entusiasta guía turístico que tiene además en su casa el primer museo barrial de Colonia, donde exhibe objetos que su familia guardaba del antiguo Complejo Mihanovich.

En las primeras corridas se trajeron toreros y toros de España, pero luego empezó “a bajar un poco el nivel”, relata Heroides, y se trajeron toros de Perú, hasta que al final los toros eran de Colonia. Al parecer el nivel de los toreros también fue bajando. Como dato curioso, Heroides publicó en la revista que él mismo dirige, Estampas Colonienses, un programa de una corrida de toros, donde los protagonistas eran locatarios y algunos periodistas argentinos: el debut de la “Juventud Suicida”.

Torero BombitaEl programa oficial de la corrida advertía: “se recuerda al público que no habrá derecho a protestar, por aquello de que a caballo regalado no se le mira el pelo. No mirar pues el domingo el pelo a la fiesta. Se ruega no arrojar al redondel objetos ni personas; no silbar ni traer a cuento la familia de los lidiadores, que  no tienen nada que hacer en el asunto”.

En la galería de la Plaza, esto es, en el anillo que está debajo de las gradas, había una capilla para los toreros, un restaurante, un escenario donde actuaba una orquesta, bar, oficinas, teatro y enfermería. No sólo oficiaba como escenario de los espectáculos taurinos, también “había peleas de boxeo, actuaban rondallas que son como unas murgas españolas con guitarra, actuaban cómicos, había lucha libre y entretenimientos de todo tipo”. Cuenta Heroides que en 1913 actuó en la Plaza de Toros el dúo Gardel-Razzano, cuando eran “absolutamente desconocidos”. También el aviador italiano Bartolomé Cattáneo pasó por el escenario taurino, entreteniendo a los asistentes con una máquina de doble plano.

En total hubo ocho corridas oficiales, pero según Heroides, hubo cerca de 80, porque se siguió con los espectáculos incluso después de la prohibición de Batlle y Ordoñez en 1912.

El periodista Raúl Fandiño escribió el 17 febrero de 1911 en la revista Punto y Coma de Buenos Aires -donde hacía años estaban prohibidas las corridas- en respuesta a una crítica de la Sociedad Protectora de Animales: “las corridas de toros, vista desde el punto de vista sportivo, constituyen un espectáculo agradable y culto, baste señalar el hecho que el público bonaerense que asiste a las que se efectúan en el Real de San Carlos, no ha dado lugar hasta ahora a ningún incidente para que tenga que intervenir la policía uruguaya. Este sólo dato es la prueba más palpable de cultura”. Señalaba además que había otros deportes “más peligrosos y brutales”, “no se ha visto el año pasado partidos de foot-ball donde los jugadores han recibido una serie de golpes mortales en las piernas y en los brazos, cuando no han terminado un match propinándose una serie de trompis”.

“¿Por qué se acaba el Real de San Carlos? Muchos coinciden que por la eliminación de las corridas de toros”, concluye Silvestri.

Historial de fracasos

Luego de la prohibición de las corridas, el complejo siguió funcionando teniendo como centro el casino del hotel. Pero en la década del veinte, después de algunos suicidios de jugadores que perdieron grandes sumas en la ruleta, el gobierno argentino trabó la venida de visitantes, poniendo excesivos impuestos a todos los barcos con destino al Real de San Carlos.

Muelle del Real de San CarlosEn 1935 hubo un intento de reflotar el complejo turístico, cuando los españoles Enrique Queirolo y Carlos Lavarello firmaron contrato con la Intendencia Municipal de Colonia (IMC) para reiniciar las corridas de toros en la Plaza. Consiguieron incluso una modificación de la ley que prohibía las corridas, donde se autorizan estos espectáculos “limitados al Departamento de Colonia”. En 1936 estalla la guerra civil en España y el proyecto se ve frustrado.

En seguida comenzaron los litigios con la Sociedad Real de San Carlos, y en 1943 todos los bienes del antiguo Complejo Mihanovich pasan a manos de la IMC, incluyendo a la Plaza de Toros. Aquí comienza el abandono de la infraestructura; “todo edificio que no se cuida se empieza a venir abajo, se empezaron a robar de la parte de arriba las chapas de zinc, y se robaron muchas otras cosas”, asegura Heroides. “Hubo una época, cuando se cerró el Real de San Carlos, que la gente le pegaba a la chapa de zinc del galpón de la Plaza, metían la mano y sacaban algún plato sano que quedaba del hotel”, coincide con su testimonio Silvestri.

Desde 1957 se corrieron carreras automovilísticas alrededor de la Plaza, hasta que en 1985 cesaron por el peligro de derrumbe que se acrecentaba con la vibración de los motores.

“El que hizo el mejor estudio de restauración fue Francisco Gonnet, un ingeniero civil, que en 1958 fue a estudiar el tema hasta el coliseo de Roma”, señaló Heroides. Este ingeniero nunca vio concretado su proyecto de reconstrucción, basado en las técnicas de conservación que se empleaban en el momento en el coliseo de Roma de casi 2.000 años de antigüedad.