Posada Mesón de las Cañas

Posada Mesón de las CañasEn las sierras de Minas se esconde un tranquilo balneario que no está a la vista de la ruta, Villa Serrana es el Cabo Polonio de las sierras. Si querés pasar un tranquilo fin de semana, una excelente opción de hospedaje es el Mesón de las Cañas, donde solo tendrás que preocuparte por descansar.

Esta posada de campo se ubica justo debajo del emblemático Ventorrillo de la Buena Vista, construido originalmente por el arquitecto Julio Villamajó, planificador urbanístico del balneario. El Cerro Guazubirá se puede ascender fácilmente partiendo desde la posada, en una travesía que incluye atravesar un pequeño arroyo. Desde la cima se disfruta de la mejor vista del balneario.

El edificio del Mesón de las Cañas fue construido siguiendo las pautas de Villamajó, que pretendía para Villa Serrana una arquitectura que se mezclara con el entorno. En la posada se ve mucha madera, piedra y cañas, todos elementos que se consiguen en la naturaleza del lugar, y su estilo de palos cruzados recuerda al del Ventorrillo.

Servicios del Mesón de las Cañas

Restaurante Mesón de las CañasEn el salón principal de la posada se sirve todas las mañanas un desayuno campestre. También en este salón hay una computadora para uso de los huéspedes y hay red wifi. Un salón con cómodos sillones, estufa a leña y televisión por cable completan los servicios del hospedaje.

Todas las habitaciones del alojamiento son dobles, pero existe la posibilidad de añadir hasta dos camas extras, por un costo de 500 pesos adicionales por cada una. Las habitaciones son simples, todos los muebles y la ropa de cama son blancos, lo cual hace resaltar el verde del exterior que se enmarca en la ventana.

Cada habitación tiene baño privado, y cuenta con las amenities propias de cualquier hotel: toallas grandes, toalla de mano, shampoo con acondicionador y jabón.

Piscina Mesón de las Cañas

La piscina está bordeada de un deck de madera, donde los huéspedes pueden hacer uso de reposeras y sombrillas. Por la noche, se encienden lámparas alrededor de la piscina, lo cual aporta al encanto del lugar. Desde la piscina del Mesón de las Cañas se disfruta de un panorama único del cerro Guazubirá y  también se divisa la casa de Villamajó.

En el parque de la posada se ven con frecuencia lagartos, puede aparecer algún zorrillo y abundan los pájaros, que en algún descuido pueden aventurarse a picotear comida de la mesa.

Restaurante del Mesón de las Cañas

El entorno natural, la piscina y la calidez de los que atienden la posada son incentivos para volver a visitarla, pero el servicio de restaurante supera estas comodidades.

Hay una carta breve pero que contempla todos los gustos, pastas, carnes y las clásicas milanesas con papas fritas son los platos más frecuentes. Todos los platos son servidos con presentación y las porciones son justas. También se sirven buenos postres y hay una barra de tragos, donde los daiquiris son la especialidad.

Restaurante Mesón de las Cañas

En verano también se suele preparar parrillada, y en los meses de invierno los favoritos son los platos de olla. El Mesón de las Cañas es frecuentado en todas las épocas del año.  El precio de los platos oscila entre 200 y 350 pesos.

Si planeás hospedarte en el Mesón de las Cañas te recomendamos la opción de media pensión o pensión completa. El desayuno está incluido siempre, la media pensión agrega almuerzo o cena, y la pensión completa incluye almuerzo y cena. Cada comida incluye plato principal, postre y bebida a elección, que puede ser una gaseosa, una copa de vino o cerveza.

Hay una promoción muy conveniente para los fines de semana, con check in el viernes a las 14 horas y late check out a las 18 horas el domingo. Por reservas o para solicitar información puedes llamar al (598) 96602263 o enviar un e-mail a info@elmeson.com.uy.