La Casa de la Degollada

La Casa de la Degollada del Prado

En el siglo XIX, en una mansión ubicada en Avenida Agraciada y la calle Joaquín Pereira, vivía el matrimonio de Merceditas Aguirre y el Dr. Arenas, un abogado muy conocido en la época.

Merceditas era una mujer muy hermosa, veinte años menor que su esposo. Era pretendida por varios hombres de su círculo social, pero el acaudalado licenciado conquistó su corazón.

A los pocos meses del casamiento, la mujer desapareció. Muchos, intrigados, le preguntaron al abogado que pasaba con Merceditas, si estaba enferma, a lo cual contestó que había viajado a Europa a terminar sus estudios.

Pasó un tiempo y también se dejó de ver al Dr. Arenas. Solo quedaron en la mansión los sirvientes, que por muchos años vivieron allí, hasta que con los años no quedó nadie en la casa.

Años después, la mansión fue adquirida por otra familia, quienes comentaban que pasaban cosas extrañas. Por la noche se escuchaban gritos sin saber de dónde venían y ruidos metálicos. Luego de un período de miedos, los nuevos habitantes se fueron acostumbrando.

Un día decidieron realizar reformas en la mansión. Una de las habitaciones que querían agrandar era la biblioteca. Para ello, contrataron a unos obreros, pero al demoler una de las paredes, la pesadilla comenzó.

La Casa de la Degollada del Prado

Detrás de los bloques se encontraron los restos de Merceditas, momificada y con el cuello cercenado de forma tenebrosa. Luego de este hecho, la familia decidió irse a toda prisa, para nunca más volver.

Hasta el día de hoy la mansión permanece cerrada y abandonada, destruyéndose con el paso del tiempo. Vecinos del lugar comentan que siempre se escuchan por la noche gritos y ruidos, hacen las denuncias pertinentes, pero la policía va y no encuentra nada.

Del paradero del Dr. Arenas no se supo más nada, se cree que viajó a Europa, dado que sucedieron muchos asesinatos con el mismo patrón en España que no fueron resueltos. Se presume que él fue el culpable de esos crímenes y  de la muerte de Merceditas.

Mary