Hojas de Pitanga: el espantamoscas natural

Pintanga madura

El nombre científico del árbol de Pitanga es  Eugenia Uniflora, pero se la conoce también como ñangapirí, en lengua guaraní.

La Pitanga llega a medir cinco metros de altura. Es originario de América del Sur, se lo encuentra en Paraguay, Argentina, al sur de Brasil y en el norte del territorio uruguayo.

Es un árbol de hojas perennes de color verde, que cambian su tonalidad a rojizo en invierno.

Da frutos varias veces al año, conocidos con el nombre de cerezas americanas. Son pequeños, rojos, dulces, y poseen una semilla en el centro. Su sabor puede ser comparado al de los Arándanos. Pueden ser usadas para la preparación de jugos, dulces y licores.

Además, el fruto posee propiedades nutritivas importantes, es rico en vitamina A, Fósforo, Calcio y Hierro.

Las hojas de la Pitanga también poseen propiedades beneficiosas para la salud. Los indígenas las conocían y las utilizaban ampliamente. Por este motivo, el árbol fue estudiado por los Jesuitas. De ello dejó testimonio José Sanchez Labrador, un misionero que escribió sobre las hojas de Pitanga en el siglo XVIII.

Tienen propiedades digestivas, diuréticas y antidiarreicas.

Por sus propiedades digestivas pueden ser utilizadas para aliviar gases, acidez gástrica, gastritis, reflujos y dispepsias.

Hojas de PitangaPor sus propiedades diuréticas son usadas como ayuda en casos de Hipertensión arterial. Las hojas de la Pitanga también poseen efecto estimulante. Pueden ser consumidas en infusiones. Si se le adiciona al mate, la yerba se “lava” con menos rapidez, sin modificarle el sabor, al mismo tiempo que potencia el efecto estimulante de la yerba mate.

La Pitanga es utilizada con fines cosméticos. La infusión preparada con sus hojas tiene propiedades astringentes para el cabello graso. Puede ser usada también en cabellos débiles, ya que es rica en vitaminas y minerales.

El árbol de Pitanga rara vez posee insectos. Tiene propiedades repelentes. Sus hojas se utilizan para espantar las moscas. Es común su uso en la campaña, donde se esparcen las hojas en el interior de las habitaciones. Para preparar un insecticida casero contra las moscas, simplemente se debe machacar las hojas.