¿Hay nieve en Uruguay?

Nevada de Treinta y Tres

Uruguay se encuentra en una zona templada, por ello en cualquier parte de su territorio se viven invernos fríos y veranos cálidos. La diferencia entre estaciones no es extremista, ni mucho calor en verano, como puede hacer en una zona más cercana al Ecuador, ni demasiado frío en invierno, de hecho, en Uruguay es muy extraño que caiga nieve.

Los meses de invierno son entre junio y setiembre, y julio suele ser el mes más frío de todo el año. La temperatura promedio en esta estación oscila entre los 5 y los 15 grados centígrados. Los días son en general algo más templados que en la noche, cuando la temperatura baja alguno grados. Vientos fuertes son bastante frecuentes durante el invierno uruguayo, sobre todo en la zona costera.

Muñeco de nieve en Treinta y Tres

Las condiciones para que caiga nieve es una combinación de varios factores: tiene que venir una masa de aire polar que baje la temperatura, nada de viento, una cubierta de nubes bajas y presión atmosférica alta. Si estas condiciones ocurren a la vez, lo cual es muy poco frecuente en este país, entonces tenemos nieve.

Pese a las escasas probabildiades, el 4 de julio de 1960, el Departamento de Treinta y Tres recibió una gran nevada, como no se ha visto desde entonces, que alcanzó hasta para hacer muñecos de nieve. El Museo Histórico de la ciudad de Treinta y Tres conserva fotografías de esta inusual nevada.

Sierra de las Ánimas con niebla

En el Instituto Uruguayo de Meteorología también tienen registro de una nevada que ocurrió hace algunos años en la Sierras de las Ánimas, una sierra ubicada en el Departamento de Maldonado, a más de 500 metros sobre el nivel del mar.

Si bien es muy raro que haya una nevada en Uruguay y estos fenómenos se conservan en la memoria colectiva como hechos históricos, sí es más frecuente ver agua nieve, que es una mezcla de lluvia y pequeños copos de nieve que se derriten antes de llegar al suelo. Cuando los títulos de notas periodísticas dicen “cayó nieve en Colonia” o en algún otro lado, se trata en realidad de agua nieve.