Francisco Piria: vida, negocios y legado

Francisco Piria

Comenzaba el modernismo en Uruguay cuando Francisco Piria comenzó a hacer realidad sus proyectos que perdurarían hasta el día de hoy: el balneario Piriápolis con su rambla a la europea y el hotel más grande de América del Sur por ese entonces, sus castillos privados con su estilo arquitectónico particular en Piriápolis, Montevideo y Buenos Aires, y la fundación de barrios en la capital uruguaya: entre ellos Flor de Maroñas, Pérez Castellanos, Jardines del Hipódormo e Ituzaingó. Fue un empresario, alquimista y sobre todo un visionario, con su objetivo puesto siempre en el progreso.

Nació el 21 de agosto de 1847 en Montevideo, hijo de Lorenzo Piria y Serafina de Grossi, ambos inmigrantes procedentes de Italia. Su nombre completo es Fernando Juan Santiago Francisco María Piria de Grossi. Gracias a la buena situación económica de su familia, realizó sus estudios en Génova, donde sus padres habían nacido. Regresó a Uruguay con 12 años, sus padres estaban fallecidos, solo quedaban sus hermanos menores y la casa de sus padres, el resto del capital de la familia fue saqueado.

Desde entonces se dedicó a trabajar en diferentes sitios, hay registros que indican que incluso fue peón de campo, antes de enlistarse por voluntad propia en el ejército del partido blanco, a la edad de 16 años (tuvo que insistir para que se lo permitieran a su edad).

Piria el empresario

Cuando cumplió con el ejército, comenzó a trabajar en diferentes oficios y emprendimientos. Tenía apenas 20 años cando oficiaba de rematador en el Mercado Viejo, ubicado en lo que en la actualidad es la Plaza Independencia en el barrio Ciudad Vieja. Posteriormente, trasladó su tienda de remates a la avenida principal 18 de Julio, tras el incendio ocurrido en el mercado.

Francisco Piria se destacó por su habilidad para los negocios y el marketing. Luego de los remates abrió una tienda donde vendía ropa de confección. Fuero muy conocidas por ese entonces en Montevideo las levitas Rémington, que mandó a confeccionar el mismo Piria. “Todos los orientales deben ir a buscar su Rémington” decía la publicidad de las camperas, como se trataba de una época bastante conflictiva en el Uruguay, la gente acudió a la tienda para adquirir fusiles Rémington y terminó comprando una levita. Con esta artimaña publicitaria llegó a vender cinco mil camperas.

Venta de solares de Francisco Piria

Se cree que su gran fortuna la amasó cuando comenzó a rematar solares, fundando para ello La Industrial. Compraba extensiones de tierra, las loteaba y las vendía en cuotas. En 1874 hizo su primer remate de solares en lo que hoy sería la ciudad de Las Piedras, en el departamento de Canelones. En 1878 Piria vendió todas las tierras que tenía por entonces al Banco Reus, por 700 mil pesos, que en la época era una suma bastante elevada, porque creía que las tierras estaban sobrevaluadas. Doce años después, el banco Reus estaba en la quiebra y Piria recuperó las tierras por un tercio del dinero que obtuvo en la venta.

Siguió vendiendo solares, y es por ello que se lo considera el impulsor de la fundación de unos 70 barrios de Montevideo.

Piria y su familia

La vida personal de Francisco Piria también dio mucho que hablar, contrajo matrimonio tres veces y la tercera vez fue con su hija. Su primer matrimonio fue a los 19 años con Magadalena Rodino. De este matrimonio nacieron sus tres hijos reconocidos Francisco José, Lorenzo Piria y Arturo Piria, pero también crió a su hijastra, Adela.

Carmen PiriaEn el segundo matrimonio Piria ya contaba con 47 años de edad. Su tercer matrimonio fue con la argentina Carmen Piria. A los 86 años de edad, Francisco Piria está en su lecho de muerte a casusa de una congestión pulmonar y declara que su esposa es su hija natural.

Piria y la política

Piria era blanco, pero también se declaró socialista y fue el fundador de un partido político conservador, así que su orientación política es un desconcierto. Algunos hablan de una evolución o maduración en su pensamiento político.

El socialismo triunfante de Francisco PiriaCuando era joven era partidario de los blancos y se enlistó al ejército por este motivo. Ya adulto, escribió el libro El socialismo triunfante, donde plasma  algunas ideas socialistas, Piria publicaba él mismo sus libros y los distribuía de forma gratuita entre la población. A pesar de esta época socialista, Piria siempre se declaró en contra de Batlle y Ordoñez por sus reformas comunistas.

Más tarde, se postuló a la Presidencia de la República, como candidato del partido Unión Democrática, fundado por él mismo en 1919. Fue un partido conservador, en el que participaban empresarios dueños de industrias y comerciantes, que velaban por los intereses de sus emprendimientos. Francisco Piria obtuvo 658 votos.

El legado

Quizás el mayor legado de Francisco Piria es el balneario que lleva su nombre: Priápolis, situado en la costa del departamento de Maldonado, a escasos kilómetros de Punta del Este. Tenía 45 años cuando compró 2.700 hectáreas desde el cerro Pan de Azúcar hasta la costa, con el propósito de extraer piedras de la zona y cultivar vid. Repartió solares entre los obreros, les proporcionó alimentos además de su salario, porque era una región sin abastecimiento.

Castillo de Francisco Piria

Pero luego cambió de idea, e invirtió su capital para hacer de este paisaje de sierras y mar un centro turístico reconocido. Construyó una rambla de estilo europeo de siete kilómetros, un circuito ferroviario y un puerto, que funcionaba para exportar la piedra pero serviría también para que arribaran turistas procedentes principalmente de Argentina en barcos a vapor.

Invirtió 15 mil pesos en oro para hacer publicidad de su centro turístico en Argentina. Construyó en la loma de una sierra su propio castillo, desde donde se puede ver el mar. También levantó su propio hotel, construido en madera en una primera etapa, que hoy sería la colonia de vacaciones escolar.

Historia Argentino Hotel

Pero su mayor obra en este balneario fue el Argentino Hotel, que construyó en una etapa posterior, el mejor y más grande de América del Sur en esa época. Hoy en día el hotel sigue prestando sus servicios cuatro estrellas, ubicado sobre la rambla de Piriápolis.